Coro Cervantes

Nuestro Director

Diverdi (01/11/2003)
Andrés Ruiz Tarazona

El Coro Cervantes repasa la tradición hispana más reciente

UN GRAN REPERTORIO CORAL

Insiste Carlos Fernández Aransay, director y fundador de ese coro excelente llamado Cervantes, en dar a conocer la música coral española. Cuando se fundó en 1995 el Coro Cervantes, auspiciado por el Instituto Cervantes de Londres, Aransay había decidido que dicho conjunto profesional británico, ese nuevo "sixteen", se dedicará exclusivamente a la interpretación de música ibérica y latinoamericana. Y ha sido así.

Durante estos ocho años el Coro Cervantes ha participado en importantes festivales y actos conmemorativos, principalmente en el Reino Unido, pero también en países como México o Rusia. De su primera grabación para el sello GUILD, la titulada O Crux (Spanish Choral Music) ya tuvimos ocasión de hablar laudatoriamente en una de las últimas hojas parroquiales (el añorado A.F. Mayo dixit) de Diverdi. En O Crux,  las piezas corales de compositores iban desde Sor y Arriaga hasta Vives y Falla, con un gran número de pesos pesados de la música española -Eslava, Monasterio, Pedrell, Bretón, Albéniz, Granados...-El disco fue seleccionado por los críticos de Gramophone como uno de los CD del año.

Ahora Aransay vuelve a ofrecer música coral sacra española en un segundo CD. Hay una excepción, la del argentino Alberto Ginastera, que abre el disco con unas imponentes Lamentaciones de Jeremías, verdadera sinfonía coral que, por su belleza, ya justificaría la grabación. El "Ego vir" de las misma es lo mejor de un CD que recoge piezas muy hermosas de Pablo Casals, Nemesio Otaño, Ernesto y Cristóbal Halffter, Federico Mompou, Jesús Guridi, el Padre Donostia, Joaquín Rodrigo, Joaquín Homs, Fernando Remacha, Antón García Abril, Javier Busto y César Cano.

Interviene el órgano en las obras de Otaño, Remacha y Guridi. De este último se incluye su grandioso Final para gran órgano. Esta última y la muy personal y messiaenana Aureola para una imagen de Ramón Amadeu, de Xavier Montsalvatge, son piezas solo para el órgano, aquí tañido por Charles Matthews, ganador del primer premio en el concurso de órgano Ferencz Liszt de Budapest.

En resumen, estamos ante una impagable aportación al poco frecuentado mundo coral hispano del siglo XX, muy bien representado por figuras de primer orden, ya consagradas pero con piezas hasta ahora no grabadas en muchos casos (no en todos los que indica el disco). Aransay tiene todavía materia para proseguir: José Ignacio Prieto, Luis Iruarrizaga, Anselmo Clavé, Felipe Gorriti, Antonio José, Eduardo Mocoroa, etc, y muchos de los ya representados en sus dos excelentes compactos, que lo son ciertamente en el plano vocal por cohesión y afinación del conjunto. Pero también merecen todos los parabienes por la calidad del repertorio y la excelente lectura que el maestro ha sabido darnos de él.

http://www.diverdi.com/