Coro Cervantes

Nuestro Director

International Record Review (01/10/2004)
Ivan Moody

Esta es otra antología de primera clase del Coro Cervantes de música coral prácticamente desconocida, que complementa a la perfección su previa colección en Guild, O Crux. Aunque algunos habrán oído por lo menos los nombres de Ernesto y Cristóbal Halffter, Jesús Guridí y Xavier Montsalvatge, los únicos compositores que seguramente serán familiares son el argentino Ginastera y el catalán Mompou. Creo que no exagero al decir que la obra de Ginastera, turbulenta pero magistral, es el momento culminante del disco. Las Lamentaciones son extremadamente austeras; el texto bíblico refleja el exilio político del propio compositor durante la era de Perón, pero su angulosidad se suaviza por frecuentes destellos de luz y pasajes de calma pensativos de sombría belleza, frecuentemente de inflexión modal, como el comienzo de la segunda sección, Ego vir videns. Cuando yo estudié esta difícil partitura hace años, acompañado de una cinta decrépita de la editorial, perdí la esperanza de escuchar una interpretación verdaderamente excelente. Me alegra decir que el Coro Cervantes ha demostrado que mi pesimismo era totalmente infundado: esto es un tour de force. Sin embargo, hay otras obras en esta variada antología que claman por ser mejor conocidas, entre ellas la espléndida Oratio de Ernesto Halffter y el inusual y radiante Agnus Dei de Javier Busto. El primero revela un verdadero don para la escritura coral, usando el bajo y la contralto solistas con gran sutileza y empleando unas texturas corales que recuerdan a un compositor como Grechaninov, mientras que los dramáticos cambios de textura del segundo supondrían retos de afinación para cualquier coro - los cantantes del Coro Cervantes los ejecutan con facilidad. El bellísimo Ave María de Mompou, insistente y suplicante, es también una pieza memorable, que deja ver, como otras obras de las grabadas aquí, una influencia francesa en su vocabulario armónico. Siempre he considerado a Pablo Casals como un compositor interesante, con un sentido de la estructura y armonía bastante original. Su eficaz O vos omnes, aunque no es desconocido, merece ser interpretado más a menudo. Si el Panis Angelicus Cristóbal Halffter es inesperadamente accesible, esto se debe a que es una obra temprana - según el libro de Emilio Casares Rodicio sobre el compositor, fue escrito en 1954, cuando Halffter tenía 24 años de edad - y casi no se puede reconocer al compositor de las Variaciones sobre la resonancia de un grito, por ejemplo. Por lo infrecuente del repertorio, el Coro Cervantes se gana una medalla de oro, y por sus apasionadas interpretaciones, otra. Ardo de curiosidad por saber qué música encontrarán para llenar un tercer disco.