Coro Cervantes

Nuestro Director

Scherzo (01/03/2004)
A.B.M.

En sus comentarios de presentación, Fernández Aransay no puede evitar un cierto tono de lamento por el golpe de mano dado por los "pastoralistas populistas", que aprovecharon el Concilio Vaticano II para sustituir en los templos la "música sacra de calidad" por "música amateur o, peor aún, 'enlatada'". Este disco viene a repasar los últimos coletazos de la tradición y los primeros, aislados y esporádicos, de la nueva situación; todo ello circunscrito al marco temporal del siglo XX y, con una sola excepción (Ginastera), a compositores españoles. Por desgracia, este loable empeño de recuperación tampoco pasará de ser una gota de agua dulce en el salado mar de la incuria demagógica que en tantos sectores culturales viene confundiendo churras con merinas y abocándonos sin remedio a la barbarie. Unido al mencionado concilio y como consecuencia de la historia particular de nuestro país, la Guerra Civil constituye el otro punto de inflexión que marca un antes y un después en la panorámica que ofrecen las diecinueve piezas seleccionadas. La última de ellas, Speculum in aenigmate, con la que César Cano ganó el primer premio en el Concurso de Composición Coral "Juan Bautista Comes" el año 1997, constituye un rayo de esperanza porque en absoluto desentona por su calidad con el resto, pero al mismo tiempo puede llevar al desánimo si se repara en que este compositor valenciano, el más joven de los evocados, cuenta con veintiún años menos que el segundo, Javier Busto, nacido en 1949. Ojalá grabaciones tan excelentes como esta sirvieran de revulsivo para aquellos que tan mal están cumpliendo su responsabilidad obligatoria en el ramo.

A.B.M.